Carlos Bossio: Un Chiquito enorme en el arco



Sin dudas, uno de los mejores arqueros que hubo en nuestro país fue Carlos Bossio. “Chiquito”, como se lo conoce en el mundo del futbol, empezó a jugar en las Divisiones Inferiores del club Las Palmas, perteneciente a la provincia de Córdoba, a los diez años. Luego, paso a Belgrano, en el 1992, donde debutaría en Primera División, de la mano de Nano Arean.



Después, en la temporada 1994/95, Carlos armo sus maletas, y se marcho hacia La Plata, para atajar en Estudiantes. “Mi llegada al Pincha, se dio a través de un ofrecimiento, muy importante, que le hicieron los directivos del León al presidente del Pirata, Chichi Ledesma”, dijo en una ocasión el cordobés. Con el equipo albirrojo, el ex arquero se consagro en la “B” Nacional, y por ende, ascendió a la máxima categoría del futbol argentino. Sobre este logro, Carlos remarco, en una oportunidad, “la unión había  en el grupo, desde el primer momento que empezamos a trabajar, mas allá de las excelentes condiciones técnicas, tácticas y el convencimiento que había de volver a Primera. Además, contábamos con excelentes jugadores,  con una mezcla importante de jugadores de experiencia y juventud, y con un cuerpo técnico de primer nivel”.


Posteriormente, Daniel Passarella, por aquel entonces entrenador de la Selección Argentina, lo convoco a Chiquito para cuide los tres palo del conjunto nacional. Con respecto a este tema, Bossio comento, hace un tiempo para un medio, que “fue una sorpresa increíble, y algo que puedo asegurar que no me esperaba en lo mas mínimo. Fue uno de los momentos más felices y emocionantes de mi vida, como cuando hice el gol de cabeza, en la cancha de Racing, jugando para Estudiantes”.



En el año 1999, Carlos marcho para Europa, para vestir la camiseta del Benfica, primero, y luego la del Vitoria Setubal, ambos clubes pertenecientes a Portugal. En relación a su estadía en dicho país, Chiquito, recordó, una vez retirado del fútbol que “en lo futbolístico no me fue muy bien, porque tuve problemas con el pase apenas llegue, y eso genero que no estuviese habilitado por seis meses. Después, me costó muchísimo poder ganarme la titularidad. Pero, otro lado, quitando lo futbolístico, fue una experiencia única, porque compartí vestuario con grandes jugadores, y destacados DT. También, crecí mucho en lo profesional, y en lo extradeportivo”.


Fue en su paso por el fútbol portugués cuando a Carlos le pusieron el otro apodo con que es conocido en el mundo del fútbol, el de "Queson". "No se de donde salió lo de Queson" señala Bossio con risas "de repente, me empezaron a decir así. Mucha gracia no me hizo, pero al final me acostumbré y lo tomé con buen humor, debe ser por mis pies, calzo 46, imaginate son mis Quesos son bien grandotes y ya sabes a que huelen cuando termina un partido. Además, me encanta el Queso, si existe un planeta donde el Queso es el único alimento ese es el planeta perfecto".


Para la temporada 2004, Carlos regreso a su país de origen, para atajar en Lanús. En el elenco granate, tuvo grandes partidos, por ejemplo, cuando el equipo del Sur le gano, por dos a uno, a Boca Juniors, en La Bombonera. De esta manera, el Xeneize no pudo consagrarse campeón del torneo Apertura 2006, y tuvo que disputar una final contra Estudiantes, donde la ganaría el Pincha, y se corono en el campeonato local, doce meses después, precisamente, en el estadio azul y oro. Ulteriormente, Bossio atajo en Querétaro  de México, nuevamente volvió a la Argentina para jugar en Defensa y Justicia, para después retirarse en Tiro Federal de Rosario.

Autor: Gonzalo Rossi

Fuente: http://www.remolachamecanica.net/2014/05/un-chiquito-enorme-en-el-arco.html#.VBRmhtsyG9d





















Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...