jueves, 31 de diciembre de 2020

El Blog de los Carlos Famosos





Este nombre es germano y buscando información encuentro que significa “hombre libre” según wikipedia, aunque he encontrado variaciones en este significado como viril (interesante determinar este tipo de cosas por el nombre) o fuerte (pues me parece muy bien). Aunque la que realmente me parece más atrayente es la que define el significado del nombre Carlos como aquel  ‘dotado de noble inteligencia’.

Mi santo lo celebramos el 4 de noviembre, bueno más bien me lo recuerda alguien que esté al tanto del santoral. En casa no existe tradición de celebrar estos días. Existen otras entradas en el santoral asociadas al nombre de Carlos, pero esta fecha hace referencia a  Carlos de Borroneo, que fue un obispo y cardenal.

Los diminutivos son algo muy común en las personas con este nombre. El más frecuente es Carlitos cuando eres pequeño siempre hay alguien que te llama así , y logicamente Charlie, su equivalente en inglés.

Carlos es de los dos o tres nombres más comunes del mundo, lógicamente en sus variantes en cada idioma. En Argentina llega al 3% y fue el nombre más popular hasta entre 1920 y 1970. A partir de allí su uso fue decayendo.

Este es el Blog de los Carlos Famosos, los podes buscar a todos, y si falta alguno, mandanos un mail a quesocarlos@ymail.com y lo publicamos.

Si no sos famoso, pero te llamás Carlos, podes tener tu post en el Blog, mandanos info y fotos a quesocarlos@ymail.com


domingo, 24 de mayo de 2020

Una entrevista con Carlos Matías Sandes en "Salto Inicial"


¡Hola Seguidores del Mundo Quesón!
Esta vez no compartó con ustedes un Relato Quesón, sino fragmentos de una entrevista que le hicieron a Carlos Matías Sandes en el mundo, dígamos "real", la verdad el entrevistador, un muchacho mendocino llamado Nicolás, de la cuenta de instagram, "Salto Inicial", le hizo varias preguntas donde se insinúan cosas relacionadas con la otra identidad de Sandes, la del Mundo Quesón, donde es Basquetbolista, Quesón y Asesino, comparto con ustedes esos fragmentos





CARLOS MATÍAS SANDES HABLA DEL TAMAÑO DE SUS PIES

Como todo basquetbolista, Carlos Matías Sandes es patón, pero su pie es un poco más grande de la media de la Liga Nacional, calza 16 en la medida americana, un 52 de la europea, la que se usa en Argentina, acá cuenta sus dificultades para conseguir zapatos y zapatillas para sus gigantescos (y olorosos) pies, por algo le dicen “el Quesón”


CARLOS MATÍAS SANDES Y EL INCIDENTE CON LA VIEJA EN LA PISCINA

Una divertida anécdota del basquetbolista Carlos Matías Sandes, recordando un incidente con una señora en una piscina, cuando era adolescente, ¿Sería tal vez esa anciana la mítica y legendaria Lady Dumitrescu?, ¿Era acaso Orlok, el señor agredido por el papá de Sandes?


CARLOS MATÍAS SANDES Y EL BAILE BRASILERO

Carlos Matías Sandes confiesa su gusto por el baile brasilero, ¿Con la samba pisoteaba tal vez a los demás como hacía con Lady Dumitrescu? ¡Imaginemos lo que es bailar para alguien que calza 52! ¡Las pisa a todas!


CARLOS MATÍAS SANDES, LOS SUPERPODERES Y SU MIEDO A ENVEJECER

Curioso por partida doble: a Carlos Matías le gustaría tener el poder de teletransportarse (¿Para ir más rápido a Londres, con Lady Dumitrescu? ¿Para cometer mejor sus asesinatos?) y además confiesa su miedo a envejecer, la misma extraña obsesión que tiene Lady Dumitrescu


CARLOS MATÍAS SANDES HABLA DE CARLOS DELFINO

La entrevista duro una hora, casi no nombraron (salvo una vaga referencia a Scola), a los integrantes de la Generación Dorada, excepto uno: Carlos Delfino, Basquetbolista, Quesón y Asesino como Sandes, que lo llama cariñosamente “Carlitos”, ¡Qué cosas, no?




CARLOS MATÍAS SANDES HABLA DE CARLOS LAMPE

En vísperas de la famosa derrota en la Final con River Plate por la Copa Libertadores 2018, el partido más importante de la historia del fútbol, el arquero boliviano Carlos Lampe llegó como suplente a Boca Juniors. Alto y patón, Lampe jugó al básquet en su juventud antes de dedicarse al fútbol.
En ese entonces, se enfrentó a Sandes, lo que motivo una nota entre ambos publicada en Olé (https://www.ole.com.ar/basquet/boca-carlos-lampe-basquet-matias-sandes-reencuentro_0_RfBMxbLeO.html) y el sitio oficial del bosterismo (https://www.bocajuniors.com.ar/el-club/lampe-sandes18).
Dos Quesones, el futbolista Carlos Emilio Lampe y el basquetbolista Carlos Matías Sandes. Dos Carlos, uno que se asume como tal y otro (Sandes) que reniega de su primer nombre, o que parece hacerlo, cuando esta en “modo básquet”.
En esta parte de la entrevista, Sandes se refiere al tema con cierto desden, restándole importancia y ninguneando a Lampe, diciendo que no se acordaba del arquero. Parece que fue importante para Lampe, para tener algún tipo de promoción, e irrelevante para Sandes, que solo se lo tomó como algo que había que hacer de compromiso.

Tres detalles: el gesto que hace Sandes a los 9”, la cara de asesino serial que pone a los 18” y como cierra a los 55”, con un “no más que eso” (que eso= Queso).






viernes, 17 de abril de 2020

Carlos Matías Sandes, ¿Carlos o Matías?


Esta es la historia de Carlos Matías Sandes, Basquetbolista, Quesón y Asesino. “Nació en Villa Nueva y paseó su basquet por todo el territorio argentino. Sin dudas, un diamante nacido en la tierra del sol y del buen vino” señaló el diario mendocino “Los Andes” el 21 de julio de 2017, sobre este basquetbolista, de 2,02 metros de altura, y que calza 52 (Cincuenta y dos).
Carlos Matías Sandes nació el 14 de junio de 1984 en Mendoza (Argentina). Desde muy chico comenzó a demostrar sus grandes condiciones para el básquet, comenzando en el Murialdo Mendoza (1). 
Su debut en 2001 en Boca Juniors, equipo de la Liga Nacional, fue toda una explosión. Rápidamente se convirtió en una de las figuras del equipo, destacándose tanto por su nivel de juego como por su edad, en el rol de ala pivot, y salió campeón en dos ocasiones, en las temporadas 2004 y 2006. 


Esa época fue una edad de oro para el basquetbol argentino, la selección ganó la medalla de oro en los Juegos de Atenas 2004, y las grandes ligas profesionales del baloncesto buscaba talentos argentinos. Por eso no fue descabellado en 2005 que se mencionará su nombre para ir a la NBA.
“Carlos Sandes es otro argentino que podría ir a la NBA” publicó Infobae el 18 de junio de 2005 “El alero de Boca y del Seleccionado Sub 21 tiene serias posibilidades de continuar su carrera en la liga de básquet más competitiva del mundo”.
“El jugador mendocino fue una de las figuras de Boca, que en los dos últimos años ganó la Liga Nacional, la Copa Sudamericana, la Copa Argentina y el Top 4, además de haber logrado el subcampeonato en la última edición del certamen local” señalaba la nota entre otros datos (2).


Prometía mucho en aquel tiempo, Fabián García, uno de los periodistas que más sabe de básquet en Argentina, lo describía como “el nuevo diamante argentino”. En esa nota García señalaba su nombre completo (“Carlos Matías Sandes”) aunque también que todos lo llaman por el segundo nombre”.
Finalmente, se trató de solo una especulación periodística, y el año siguiente, Sandes terminó fichando para la competitiva liga española, considerada por muchos como la más importante de Europa, comenzando a jugar en el Tau Victoria, donde se desempeñó en la temporada 2006/07.
En las tres temporadas siguientes, Sandes jugó en el “Baloncesto Fuenlabrada”. “Gran Defensor y buen reboteador. Con personalidad, jamás se esconde en los momentos difíciles. Puede jugar de alero y de ala pivot” señalaba un álbum de figuritas sobre Carlos Matías Sandes dedicado al baloncesto español.
Durante su periplo español, su nivel deportivo fue decayendo, la gran promesa del básquet argentino, el diamante en bruto que parecía despertar, se fue diluyendo, y se convirtió en un jugador que alternaba actuaciones discretas, modestas o mediocres. Ya no se lo mencionó nunca más para la NBA, y para la selección argentina, solo lo convocaron para amistosos con rivales mediocres o torneos menores. Todo fue un fiasco.


Sin pena ni gloria, regresó a la semi profesional liga argentina, donde tuvo un olvidable paso por Boca Juniors (temporada 2010/11) y después recaló en el equipo de Sionista, de la ciudad de Paraná (Provincia de Entre Ríos), donde jugó un par de temporadas, 2011/12 y 2012/13. 
Como ya dijimos más arriba, y como señalara Fabián Garcia en su nota, a Carlos Matías Sandes todos lo llaman por su segundo nombre. En el mundo del básquet es simplemente Matías Sandes, aunque siempre se supo que su primer nombre era Carlos. Un Carlos renegado, sin duda, que sentía rechazo por el nombre Carlos.
Quizás la causa de esto sea una simple cuestión familiar, en una familia donde casi todos los hombres se llaman Carlos, mejor que te digan por tu segundo nombre, para que no te confundan. O quizás “Matías” suena más fashión, más acorde a la generación en la cual nació Sandes. Quizás alguna vez el mismo lo aclare. Quizás solo diga, con su tonada mendocina, “Siempre me dijeron Matías”. Lo cierto es que así lo conocen todos en el mundo del básquet, simplemente Matías o Mati, en realidad casi todos lo llaman de este modo en el mundo del basquetbol.


En la última temporada en que estuvo en España, cuando su carrera deportiva languidecía en el Fuenlabrada, el 27 de octubre de 2009, se cruzó con una anciana, de acento rumano, en la Calle de la Montera, pleno centro de Madrid.
“Tu eres Carlos Matías Sandes” le dijo la rumana “Eres un baloncestista del Fuenlabrada”.
Sandes la miró, asombrado por que la rumana conocía sobre su deporte y permaneció en silencio. 
“Qué olor a Queso que tienes en esos pies gigantescos y olorosos” continuó hablando la gitana “Te deberían decir EL QUESO por como huelen tus pies, eres un Carlos, niño, un Carlos, acepta tu destino, eres un Quesón, se que te gusta que todos que te digan Matías, tu segundo nombre, es un bello nombre, yo lo niego, pero eres un Carlos, como Carlos Bossio, Carlos Fernández Lobbe o Carlos Delfino, recuérdalo, aunque lo niegues, no podrás escapara a tu karma, a tu destino, el de ser un Quesón”.
Sandes quedó asombrado al escuchar a esa anciana, cerró los ojos por un par de segundos y le iba a contestar, pero al abrir nuevamente los ojos, la anciana había desaparecido como por arte de magia. Al basquetbolista aquel encuentro le resultó algo muy raro, siempre se preguntó que era aquello de “ser un Quesón” (¿Se refería acaso al olor de sus pies?) y nunca lo olvidó, aunque obviamente, siguió renegando de su primer nombre, Carlos, y todo continuó igual.


En Paraná, cuando comenzó a jugar en Sionista, durante el segundo semestre de 2011, salió una tarde a caminar por las calles de la capital entrerriana, para su sorpresa, en una esquina, estaba otra vez la anciana rumana, el basquetbolista la reconoció, aunque la notó algo más joven, como si la anciana hubiera rejuvenecido. Sandes no pudo evitar pararse ante la anciana.
“Usted” le dijo Sandes “yo la ví en Madrid, la rumana anciana, aunque parece más joven”.
“Soy yo Carlos” le dijo la anciana “¿Vistes Carlos? ¿Vistes la carrera mediocre que tenés en el básquet, eras la gran promesa de este deporte, pero no paso nada, ahora estas aca, en este equipo de modestas pretensiones, si hubieras aceptado tu destino como Carlos Delfino, ser un Carlos, ser un Quesón, serías una estrella de la NBA, una figura consagrada, sos un Carlos, acéptalo, estas desafiando al Universo, se pueden desatar cosas imposibles de controlar, hazme caso, hacete Quesón, estas a tiempo aún”
“Explíqueme que significa eso de ser un Quesón” le preguntó Sandes a la rumana.
“Eso es algo que descubrirás vos solo estimado Carlos, cuando aceptes ser un Quesón”.
“Ya sé que me llamó Carlos, lo dice mi DNI, mis tarjetas de crédito, y Carlos es un pedazo de nombre” le contestó Sandes “pero yo soy Matías Sandes, todos me conocen así, siempre me llamaron Matías, y así me conocen todos, te lo digo una vez más vieja: anda a cagar”.
“¿Anda a cagar?” preguntó la rumana.


“Sí, anda a cagar, no me moleste más, no se quien es, ni de donde me conoce, pero vayase a la mierda, señora rumana”.
“Mi nombre es Oana Raluca Dumitrescu” dijo la anciana y elevó el tono de la voz visiblemente enojada “Te lo advertí Carlos Matías Sandes, te lo advertí, ahora pagaras por esto”.
Sandes abrió la boca para decir algo, iba a lanzarle otro insulto, pero la rumana, con una rapidez asombrosa, otra vez desapareció, se esfumó en cuestión de segundos, tanto que Sandes pensó que todo aquello era producto de su imaginación. Una señora de setenta años pasaba por allí en ese momento, con una bolsa repleta de verduras, y Sandes entonces le preguntó.
“¿Señora?” dijo el basquetbolista “¿Usted vio a una anciana rumana que estaba aca hace un rato”.
“Claro que la ví, una mujer muy grosera, ví que te estaba insultando” fue la respuesta de la mujer “mira pibe allá está cruzando la calle”.


Sandes se dio vuelta y efectivamente la rumana estaba cruzando la calle, pero la velocidad que tenía era tal, que no la pudo alcanzar. “Que alto y buen mozo este chico” pensó la señora de setenta años “pero que olor a Queso que tenía”.
Y eso fue lo que ocurrió en los días siguientes. Sandes cada vez tenía más olor a Queso, apestaba a Queso en sus pies, aunque se los lavaba, se ponía talco o desodorante, cada vez era peor, tanto que sus compañeros del básquet comenzaron a llamarlo simplemente “el Queso”, y el mismo se puso una cuenta de twitter, con el usuario “quesocmsandes” aunque no la usaban nunca, y todos creían que era fake.
Abril de 2012. Otra vez Sandes caminaba por las calles de Paraná, y para su sorpresa, otra vez la anciana. Sandes la miró de reojo y no se paró, pero la anciana se acercó y le dijo: “Te lo digo por última vez Carlos, hacete Quesón, sino te van a tirar un Queso”.


El basquetbolista no paró ni un segundo, y mientras caminaba le dijo a la anciana “Ja, ja, bah merda, me encanta el Queso, ja, ja, el Sandes do Queijo (3), ja, ja, vayase a la puta que la parió, vieja de mierda, soy Matías Sandes, es mi nombre en el básquet, me pusieron Carlos por un tema familiar, pero yo soy Matías”.
Y Carlos Matías Sandes siguió su camino, era abril de 2012.
Esta historia continua en el blog https://matiassandes22.wordpress.com/

(3) “Sandes do Queijo” en portugués significa “sándwiches de Queso”

sábado, 29 de febrero de 2020

Carlos Repetto, rugbier de Ceibos


Una de las figuras más prometedoras del rugby argentino es Carlos Repetto. "Charly" nació el 8 de enero de 1996 y ha tenido una gran trayectoria en el Hindú Club. En 2020 juega en la franquicia "Ceibos" en la Super Liga Americana de Rugby.  Pesa 106 kilos, mide 1,96 metros y calza 50. Un gran Quesón (así es el apodo que tiene) con mucho futuro.











Carlos Matías Sandes, el jugador con más presencias en la historia de Boca en la Liga Nacional






Boca ganó de punta a punta el partido en Sunchales ante Libertad (91-67). La figura fue Adrián Boccia (22 pts), pero Carlos Matías Sandes no se quedó atrás y saltando desde el banco aportó 14 puntos (6/7 TC), 10 rebotes y 5 asistencias, en 26 minutos. Este partido significó algo más que un triunfo para el ala pivote que supo vestir la camiseta de la selección argentina.

Según informó @LaLigaData, Carlos Matías Sandes (el Quesón) llegó a 315 partidos con la camiseta de Boca en la Liga Nacional y se transformó en el jugador con más presencias dentro de la institución. Superó a Sebastián Paco Festa (314), una leyenda del básquet azul y oro. El Top 5 lo completan Lucas Gargallo (270 y aún en actividad), Gaby Fernández (266) y Martín Leiva (263 y aún en actividad).

Boca llegó a su cuarto triunfo en seis presentaciones en la actual Liga y el equipo de Guillermo Narvarte se va afianzando principalmente por las bases que fue armando desde la temporada pasada con jugadores de jerarquía y experiencia, como Sandes, Boccia, Flor y Konsztadt.

(Publicado en Basquet Plus el 4 de diciembre de 2019)







Con sus 2,02 metros de altura y su calzado número 52, Carlos Matías Sandes, el Quesón o el Queso, como es conocido en el mundo del basquet, posee una importante trayectoria en el basquet argentino.

Nacido el 14 de junio de 1984 en Mendoza, la mayor parte de su carrera deportiva ha sido en Boca Juniors, pero también tuvo un paso destacado en San Lorenzo, donde fue campeón. Además, jugó en Sionista, Quimsa y Gimnasia Indalo en la Liga Nacional y tuvo un paso por el baloncesto español.



















Su figura inspiró el conocido cómic y la saga de cuentos "Carlos Matías Sandes, Basquetbolista, Quesón y Asesino", donde es un serial killer que asesina mujeres famosas con un machete y les tira un Queso.

Más información sobre este cómic y esos cuentos en



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Blog de los Carlos Famosos

Blog de los Carlos

Blog de los Carlos

Ser un Carlitos

Ser un Carlitos
La importancia de llamarse Carlos

La Calle de todos los Carlos

La Calle de todos los Carlos

Superman se llama Carlos

Superman se llama Carlos
El nombre original de Superman en Krypton es "Kal El" que según nuestros estudios es el equivalente de Carlos o Charles en la lengua de ese planeta. Kal El suena demasiado parecido a "Karel" que es Carlos en checo y holandés. Superman, el más grande de todos los superheroes, se llama Carlos. Es uno de los nuestros. Un Carlitos más que se agrega a la larga lista de miles de millones de hombres que se llaman asi en el mundo entero.

Todos nos llamamos Carlos

Todos nos llamamos Carlos
¿A qué no encontrais un nombre que no tenga ninguna letra del nombre Carlos?

¿Da verguenza llamarse Carlos?

¿Da verguenza llamarse Carlos?
Si te llamas Carlos, y no te gusta o no lo usas, te vas a dar cuenta porque llamarse Carlos es un motivo de orgullo

Cuentos Sangrientos - Relatos Quesones

Cuentos Sangrientos - Relatos Quesones
La leyenda de los Quesones (los Carlos asesinos)

Quesos de Machos

Quesos de Machos
Si te gustan los pies de hombres visita este sitio

Blog de los Carlos Famosos

Blog de los Carlos Famosos

Acerca de mí

Mi foto
mail: quesocarlos@ymail.com