lunes, 1 de septiembre de 2014

El "1" del "Mono" Navarro Montoya


Si uno recuerda a Carlos Fernando Navarro Montoya como futbolista, no puede dejar de pensar en una tragedia su particular estilo, en su pelada con pelo largo, en los jeans Vanquish, en su incansable lucha para ser convocado a la selección argentina y, por supuesto, en su clásico buzo del camión. Sin embargo, hubo otro detalle, quizás menos llamativo, que acompañó al arquero durante toda su trayectoria: el número 1. Pero no cualquier uno. Conozcamos la historia.


Nacido en Colombia, pero formado futbolísticamente en Argentina, el Mono debutó en Vélez Sársfield en 1984 y desde sus comienzos se mostró como un jugador distinto. No sólo ocupar el arco y por aceptar a temprana edad el llamado de la selección cafetera, sino también por otras cuestiones que tenían que ver con la imagen, aspecto poco explotado por aquel entonces.


La indumentaria de Navarro Montoya siempre estuvo signada por un número 1 bastante extraño, gordo, de forma irregular y bien grande. Presente en la espalda, en el pecho y en el short. Único y personal. Cuando uno veía ese 1, sabía que pertenecía al Mono. Algo parecido a lo que sucedía con Fillol, con esa especie de I latina uno en números romanos. Ni más ni menos que una marca registrada.


En Independiente Santa Fe, en Vélez, en Boca. Podía cambiar de club o de buzo, pero el 1 siempre se mantenía. Incluso algunos intentaron cambiárselo, pero él se negó siempre. El empresario y diseñador Oscar Tubío, autor de algunas camisetas célebres del fútbol argentino, recuerda el motivo: “Él vino a hablar conmigo una vez. A mí el camioncito no me gustaba y el 1 no me dejaba tocarlo, porque lo había hecho la mamá. A mí me recordaba al pingüino de vino que le servían a mi papá en el bar”.


En 1996, la imagen personal del arquero comenzó a chocar con la institucional del Xeneize. Mientras el club continuaba su relación con Olan, el Mono se mostraba con un buzo de la firma danesa Hummel. Unas semanas más tarde, Olan pasó a ser Topper y entonces el colombiano comenzó a usar un buzo verde, sin marca aparente, pero con el 1 de siempre.


 Ya para octubre de ese año, Nike comenzó su relación con Boca, poniéndose firme con la indumentaria del guardavallas. Navarro Montoya, sabiendo de las exigencias comerciales que se venían, mandó a bordarle el logo de Nike a su buzo verde. Los de Nike se le cagaron de risa y fueron contundentes: nada de diseños caseros, ni números raros. Todo debía seguir el patrón de la marca de la pipa, sin contemplaciones. 


 El Mono finalmente tuvo que rendirse y aceptar el buzo blanco con el impersonal número 1 de fábrica, en el debut de la empresa yanqui, con empate 0 a 0 ante Racing, por la Supercopa.

También le tocaría usar el buzo negro, que mantenía el template de la camiseta: la franja amarilla y las polémicas líneas blancas criticadas por Maradona.

Cansado por estas cuestiones, pero sobre todo por su relación con el técnico Bilardo, el arquero se marchó a España, para vestir los colores del Extremadura. Y si bien el Mono se dio el lujo de volver a usar el buzo del camión, se le complicó a la hora de mostrar el 1, porque de entrada le dieron el 25.


 Recuperó el 1 en el Mérida, pero después le dieron el 24 en el Tenerife. Lo que no cambió fue la costumbre de irse al descenso, ya que bajó con todos.

Tras pasar por el fútbol chileno, regresó a la Argentina para jugar en Chacarita, Independiente, Gimnasia, Nueva Chicago y Olimpo, donde siguió alimentando su fama de jugador descendente. Incluso en el medio tuvo tiempo para actuar en el Atlético Paranaense de Brasil, para finalmente retirarse en Tacuarembó FC de Uruguay. Siempre con el 1 parecido a un pinguino de vino.


Hoy, con el Mono abocado a su tarea de Director adjunto (?) de las divisiones inferiores de Boca, se lo extraña en las canchas argentinas. Sobre todo ahora, que no hay descensos.

Carlos Bianchi, el fin de su carrera como DT



Con su salida de Boca Juniors el pasado 28 de agosto de 2014, llegó a su fin la brillante carrera como entrenador de Carlos Bianchi, el DT más exitoso de la historia de Vélez Sarsfield y de Boca Juniors.

Nacido el 26 de abril de 1949, como jugador se destacó por su capacidad goleadora, siendo históricamente el jugador argentino que más goles ha convertido en torneos de primera división, con 385 tantos en 546 partidos (prom. 0,71), lo que lo ubica en la 13º posición de la tabla de máximos goleadores de todos los tiempos de la IFFHS.1

En Argentina jugó en el Club Atlético Vélez Sarsfield de Buenos Aires, con el cual se consagró campeón del Nacional 1968, y máximo goleador de los torneos Nacional 1970, Metropolitano 1971 y Nacional 1981. En Francia jugó principalmente en el Stade de Reims, donde fue el máximo goleador de tres campeonatos (1974, 1976 y 1977), y en el Paris Saint-Germain, con el cual logró ser el máximo goleador de la liga en dos oportunidades (1977-78 y 1978-79).



Como entrenador, apodado «El Virrey», se destacó en los clubes Vélez Sarsfield y Boca Juniors, con los cuales obtuvo 7 títulos nacionales y 8 copas internacionales, incluyendo 3 Copas Intercontinentales. Estos títulos lo convierten en el director técnico más ganador en la historia del Fútbol Argentino. Además, ostenta el récord de ser el director técnico que más veces ganó la Copa Libertadores de América con un total de 4 campeonatos.

"El técnico más ganador de Boca, con nueve títulos, dormía la siesta. Necesitaba despegarse de aquellos jugadores con los que había ganado todo y no podía ser él quien marcara el final de sus carreras. La chance le llegó por el clamor popular, por esa Bombonera que "habló" a fines de 2012. Bianchi sabía a lo que se exponía, como en enero de 2003: "Sé lo que arriesgo. Pero es tal el deseo de volver a dirigir a Boca que soy capaz de poner en juego todo lo ganado". Se refería a los títulos entre 1998 y 2001, la triple corona de 2000, entre el Apertura, la Copa Libertadores y la Copa Europea-Sudamericana ante Real Madrid. Repitió de a tres en 2003: otra Copa Libertadores, otro Apertura y, esa vez, el vencido en Japón fue Milan.


 En la tercera se fue vencido, lejos de los equipos que supo armar y asumiendo el primer lugar en la responsabilidad por no poder darles alegrías a los hinchas. Hasta tuvo que pedir disculpas, como en San Juan y ante Rafaela. Para muchos, no estaba actualizado, creyeron que él pensó que con la misma fórmula de los años anteriores le alcanzaría. Pero el primero que quiso cambiar fue el Virrey, asumiendo un equipo con la defensa más adelantada, buscando más refuerzos en puestos en donde no creía tener soluciones internas, dándole cabida a un preparador físico con experiencia en Boca y aggiornado con metodologías europeas. Pudo perder, pero siempre trabajó en función del adversario. Nunca les dio a sus jugadores tanta información de los rivales y de aciertos y defectos propios como ahora. Nunca probó con tantos cambios de puestos o tácticos. Quizá, simplemente no pudo. Cometió errores, está claro. Y los jugadores también se equivocaron con él. Hasta Riquelme, despechado en ese arribo a Argentinos. Desde el primer día se dijo que no quería a Gago, y Gago jugó siempre. Uno de los ejemplos. Se fue sabiendo quiénes filtraban las informaciones del vestuario. Tuvo más tiempo de lo que hubieran tenido otros DT, sí, pero el más ganador también estaba obligado a ganar en Boca.."

Autor de la nota:  Christian Leblebidjian

Material Original de http://canchallena.lanacion.com.ar/1722715-no-merecia-irse-asi


Carlos Machado Mattesich

Fotos del Modelo Paraguayo-argentino Carlos Machado Mattesich

Carlos Javier Merlo



 Carlos Javier Merlo (n. 8 de abril de 1994, Villa Mercedes, Provincia de San Luis), es un piloto argentino de automovilismo de velocidad. Es uno de los jóvenes baluartes surgidos en la última década del automovilismo deportivo, habiéndose iniciado en el mundo de los karting, a los 9 años. Debutó en esta categoría en el año 2003, compitiendo en la categoría promocional Pre-Juniors, de la que se consagraría campeón en el año 2005. En 2007, asciende a la categoría Juniors, donde en 2008 y 2009, obtuvo sus primeros títulos en la especialidad, como así también su primer incursión a nivel mundial, al competir en una categoría de karting de Italia.


Retornó a su país en el año 2010, donde debutó en la Fórmula Renault Plus, para luego debutar en 2011 en la Fórmula Renault Argentina. Compitió en esta última categoría durante dos años, obteniendo el título de Campeón Argentino de la Fórmula Renault en el año 2012. Tras la obtención de esta corona, decidió emigrar a Europa, donde inició su carrera en la Eurocopa_Formula_Renault_2.0.1








Charles Pic




Charles Pic es un piloto francés nacido el 15 de febrero de 1990 en Montélimar (Francia). En 2012 fue segundo piloto del equipo Marussia de Fórmula 1 incorporándose a Caterham para 2013. Su representante es Jean Alesi. Actualmente es piloto reserva de Lotus.













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...